Entradas

La seguridad de la cirugía no se improvisa

La seguridad de la cirugía no se improvisa

 

Las cirugías de columna pueden ser largas y complejas. Algunas especialmente “como cruzar el Atlántico” en avión. Una vez despegamos no podemos aterrizar antes de acabar el vuelo, así es que hemos de asegurar que todo vaya bien durante la travesía. Una de las funciones del anestesista es precisamente ésa, asegurar que vaya todo bien en todo momento. Nuestro principal compromiso es con la seguridad antes, durante, y después de la operación. 

Es también un trabajo en equipo. Primero, con el paciente. Hay que conocerlo. No es lo mismo una cirugía cervical que la corrección de una escoliosis. Tampoco es igual atender a una persona de edad avanzada que una cirugía en edad pediátrica. 

Luego, el trabajo en equipo con el cirujano y, cuando es preciso, con el neurofisiólogo también. Este equipo necesita de mucha complicidad, confianza y respeto. El paciente se beneficia de todo ello y muy particularmente, de la experiencia y la especialización de sus miembros.

Con el Dr. Ferran Pellisé llevamos más de 25 años realizando cirugías de columna. Nuestro objetivo, siempre, es “cruzar el Atlántico” con seguridad. Ofrecemos a los pacientes la tranquilidad de miles de horas de vuelo, con capacidad de prever y atender cualquier complicación. Y de hacer una correcta lectura de lo que pasa en cada momento.

El trabajo del anestesista empieza cuando un paciente es propuesto para una cirugía, a veces con semanas de antelación. Una intervención de columna obliga a considerar aspectos como la pérdida de sangre quirúrgica, los riesgos de lesiones neurológicas, una correcta función cardiovascular o posibles daños oculares. También, planificar la mejor estrategia para el control del dolor postoperatorio.

Llegamos al quirófano en las mejoras condiciones

Actualmente disponemos de estrategias para llegar al quirófano en las mejores condiciones. Los pacientes mayores, por ejemplo, que cada vez se someten con mayor frecuencia a operaciones de columna, presentan mayores riesgos de sangrado. Suelen medicarse debido a otras patologías, por lo que hay que tomar en consideración sus tratamientos para evitar posibles hemorragias durante la operación.

Por otra parte, se evalúa con minuciosidad el estado cardiológico. Al tratarse de intervenciones de larga duración, de entre 5 y 7 horas, el corazón se ve sometido a un estrés considerable. Es como correr una maratón sin entreno y, hay que estar preparado.

Las niñas y las mujeres en edad fértil también requieren una atención especial. Se les administra hierro con antelación a la cirugía y en el quirófano se utilizan técnicas como el cell saver, que permite recuperar y tratar la propia sangre para realizar auto transfusiones, con eficacia y seguridad.

En cirugías de complejidad en las que podría haber riesgo neurológico, incorporamos la neuromonitorización en quirófano, un seguimiento del comportamiento y función de la médula espinal: órgano vital que hay que proteger. En consecuencia, adecuamos también la técnica anestésica con los medicamentos indicados. Nuestro objetivo es prevenir cualquier tipo de lesión que pudiera no ser recuperable.  

En el quirófano, ya con el paciente dormido con anestesia general, a veces destinamos hasta una hora a prepararlo y colocarlo en la posición quirúrgica adecuada, sobretodo cuando ésta es en decúbito prono (tendido boca abajo y con la cabeza de lado). Aplicamos medias de compresión neumática intermitente para un correcto funcionamiento de la circulación en las extremidades. Y también, entre otras medidas, protegemos la zona ocular para que no quede presionada y pueda provocar complicaciones postoperatorias en la vista, que se pueden prever.

El despertar se realiza con el paciente en el quirófano, y con todo el instrumental a disposición. Entre otros aspectos, comprobamos el funcionamiento neurológico, la temperatura corporal y la analgesia. Los pacientes no pueden despertar con dolor. 

Confirmado el buen estado del paciente, damos la cirugía por acabada. Aterrizamos con seguridad. 

Dra. María José Colomina

La estenosis de canal lumbar, la cirugía agradecida

Estenosis de canal. Hasta el 10% de las personas de más de 65 años presentan sintomatología debido a esta condición

La columna lumbar está constituida por 5 vértebras y sus respectivos discos intervertebrales. Conecta el esqueleto humano con la pelvis, ofrece la mayor parte de la movilidad del tronco, permite estar de pie, y aguanta la carga diaria del ser humano. Así, es la parte de la columna que más sufre el paso del tiempo.

Los estudios poblacionales han demostrado que a partir de los 65 años y debido a un proceso degenerativo propio de la edad, alrededor de un 40% de personas puede tener alguna forma de estenosis de canal lumbar, evidente por resonancia magnética.  Ésta consiste en un estrechamiento del conducto raquídeo -estenosis- que puede causar presión sobre los elementos neurológicos en su interior, en particular sobre los nervios que inervan las extremidades inferiores. Afortunadamente, sin embargo, sólo una cuarta parte de la población con estenosis radiológica acaba desarrollando sintomatología debido a esta enfermedad.

Problemas comunes y síntomas

Los más comunes son los problemas para caminar distancias; o sufrir dolor, hormigueo o entumecimiento en las piernas. Es interesante saber que uno de los síntomas indicativos de esta patología es el alivio que siente el paciente al inclinarse hacia delante, ampliando así de manera  natural el diámetro de su canal, y reduciendo la presión sobre las raíces nerviosas.

Tratamiento de la estenosis lumbar

Dr. Sleiman Haddad cirujano ortopédico y traumatólogo en Barcelona Spina InstituteHabitualmente, los síntomas se pueden tratar con buenos hábitos de vida como ejercicio para fortalecer los músculos de la columna, mantener un peso saludable, o no fumar.

Estos hábitos podrían necesitar de  fisioterapia, infiltraciones, medicación u otras modalidades de tratamientos no invasivos. Pero en algunos casos, y cuando la enfermedad está más avanzada -produciendo mucho dolor y alterando de manera significativa e irreversible la calidad de vida del paciente-, será recomendable una cirugía.

La cirugía, en general, electiva, pues las personas con estenosis de canal no suelen presentar déficits neurológicos y su capacidad de tolerar el dolor es muy variable. Raras veces el paciente se queda limitado a una silla de ruedas por sus síntomas.

Pero hay que saber que un 20% puede presentar una estenosis cervical, que de desembocar en una mielopatía, sí podría reunir consecuencias graves sobre la capacidad motora y la coordinación.

La estenosis de canal lumbar es la cirugía de columna más frecuente entre personas de edad avanzada.

Hasta un 20-30% de todos los pacientes con estenosis clínicamente manifiesta y, que consultan por ella, acaban necesitando una cirugía por la persistencia de sus síntomas, así como por las limitaciones funcionales que éstos les generan.

¿En qué consiste la cirugía? 

La operación consiste en una ampliación del canal espinal para descomprimir los nervios.

Es una operación muy segura, y su duración no suele ser superior a una hora. Lo más frecuente es practicarla con un abordaje posterior, de la forma menos invasiva posible, a veces incluso de manera microscópica. En algunos casos, sin embargo, será necesario además proceder a la fijación de algunas vértebras para asegurar la estabilización de la columna. De ser así, el post-operatorio puede ser más largo.

Sea cual sea la circunstancia, en BSI consideramos que lo fundamental es establecer el equilibrio más apropiado entre la agresividad quirúrgica -por poco invasiva que sea- y la patología ante la que nos encontramos, teniendo en cuenta siempre la peculiaridad de cada paciente.

Objetivos BSI

  • Nuestro objetivo, siempre, es doble. Por un lado, la mejor adecuación en la indicación.

Una proporción muy importante de personas con dolor lumbar suele presentar una estenosis en las pruebas radiológicas, por ejemplo, sin que haya habido una presentación clínica de la misma.

La claudicación de la marcha también puede ser debida a otras patologías coexistentes como -por citar algunas-, un trastorno de riego sanguíneo a las piernas debido a una patología vascular; o una alteración de la función de los nervios debida a trastornos metabólicos, como sería la diabetes. Por tanto, el diagnóstico, un buen diagnóstico, es clave. Y pruebas como una radiografía, una resonancia o un TAC indicarán el estrechamiento producido en el canal de la columna, pero se tienen que combinar con una buena valoración del paciente en su conjunto.

  • Por otra parte, nuestra otra prioridad es dar al paciente una atención diferenciada y de calidad.

A este efecto establecemos un abordaje multifacetario, que comienza por opciones alternativas a la cirugía siempre que sea posible, y por un proceso rehabilitador previo. Si hay cirugía, con diferentes abordajes según la patología y la necesidad de cada persona.

Nuestro equipo de expertos dedicado a la columna los lleva a cabo con el fin de disminuir la agresividad quirúrgica y aumentar la seguridad del paciente. También con posterioridad a una intervención, si es que ésta se produce, ofreciendo un acompañamiento global, que incluye el ángulo psicológico. Todos estamos al servicio de la salud de los pacientes.

Cabe decir, sin embargo, que las personas que se operan de estenosis de canal lumbar – al igual que las que se operan de hernia discal- ven aumentada de inmediato su calidad de vida de forma radical. En este sentido, es una de las cirugías más agradecidas y seguras que ofrecemos.

 

Dr. Sleiman Haddad

MEDIDAS Y PROTOCOLOS DE ACTUACIÓN ADOPTADOS FRENTE AL COVID-19

Nuestro objetivo sigue siendo proporcionar a todos los pacientes una asistencia óptima de su dolencia de espalda y columna vertebral, sujeta a la normativa vigente por la pandemia COVID-19 y que permita ir recuperando progresivamente la normalidad

Desde el inicio de la crisis sanitaria por el COVID-19, en el Instituto de Columna del Hospital Quirónsalud Barcelona hemos implementado las medidas de seguridad necesarias para ofrecer nuestros servicios en un entorno seguro, protegiendo tanto a nuestros pacientes como a nuestro equipo.

Gracias a estos esfuerzos durante este tiempo hemos mantenido la asistencia a nuestros pacientes, bien de manera telemática, bien de manera presencial para aquellas patologías y situaciones urgentes y no demorables que lo requerían.

Nos alegra informar también que el Hospital Quirónsalud Barcelona, además, el pasado 15 de mayo consiguió el Certificado de Hospital Seguro COVID-19, superando una auditoría independiente externa que valoró todas las áreas de actividad (quirófanos, consultas, hospitalización, urgencias, etc.):

Medidas adoptadas en las consultas

Aplicamos un protocolo de seguridad, coordinado desde la Dirección del Hospital y ampliado en algunos aspectos en nuestras consultas:

  • Todo el personal está equipado con medidas de protección individual (mascarillas y guantes).
  • Facilitamos batas desechables para las actividades asistenciales que requieren de mayor contacto con el paciente (fisioterapia, osteopatía, infiltraciones y técnicas manuales, principalmente).
  • Hemos instalado pantallas de protección en la recepción.
  • Se ha establecido una distancia mínima de separación entre las sillas de la sala de espera.
  • Se facilita gel hidroalcohólico para todas las visitas a su llegada.
  • Se realiza un cuestionario de síntomas y contactos a los pacientes y acompañantes a su llegada para identificar posibles casos asintomáticos.
  • Desinfectamos las consultas y áreas comunes con regularidad (con productos indicados y con tecnología UVC).
  • Coordinamos telefónicamente las visitas para asegurar la puntualidad de los pacientes y reducir el número de personas en la sala de espera.

Adicionalmente, mantenemos el servicio de consultas telemáticas para aquellos casos en los que no sea preciso acudir presencialmente, adaptándonos a cada caso a través de consulta telefónica y vídeo-consulta.

Protocolo de seguridad para las cirugías y área quirúrgica

Nuestro equipo retomó la actividad quirúrgica con normalidad desde el pasado 27 de abril. El área quirúrgica del Hospital actualiza su protocolo para garantizar la seguridad de pacientes y profesionales.

Algunas de las medidas adoptadas son:

  • Se realizan pruebas de serología, radiológicas y PCR (en caso necesario) a todos los pacientes con ingreso programado 48 antes de la cirugía. En el día para pacientes urgentes. En caso de detectarse un caso positivo, el paciente pasaría a ser tratado por esta infección, aplazando la cirugía hasta su recuperación.
  • El área quirúrgica y todos los circuitos se encuentran totalmente sectorizados, definiendo circuitos diferenciados para pacientes COVID-19.
  • Se realizan limpiezas exhaustivas en turno de mañana tarde y noche mediante fumigación de hipoclorito sódico.

Protocolo en área de hospitalización

  • Todos los pacientes se ubican en plantas seguras sin COVID-19.
  • El equipo que trate a los pacientes será estable y no se trasladará a plantas COVID-19.
  • Se ha llevado a cabo una sectorización de la UCI para aislar a pacientes no- COVID-19 con circuitos seguros y personal estable por si el tipo de cirugía requiere su ingreso.

Visitas postoperatorias

Una vez dado de alta, se hará una revisión presencial 2 semanas después de la intervención quirúrgica para revisión de la herida y se acordarán después las visitas sucesivas.

Durante este tiempo, nuestro Equipo de Atención al Paciente estará en contacto con el paciente y realizará un seguimiento telefónico regular.

Otras medidas que ha tomado el Hospital Quirónsalud Barcelona

El Instituto de Columna es el servicio de referencia para toda la patología de espalda y raquis del Hospital Quirónsalud Barcelona.

El Hospital se ha ocupado, desde el inicio de la pandemia, de implantar las medidas de seguridad que garanticen la seguridad de los pacientes y profesionales.

Además de las ya mencionadas para las áreas de hospitalización, quirófano y consultas, el hospital ha implantado las siguientes medidas:

  • Se han realizado tests de inmunidad a la totalidad de los profesionales del hospital, plantilla y colaboradores externos. El Grupo Quirónsalud es la única compañía sanitaria española que ha realizado estos tests de manera masiva a todos sus profesionales.
  • Se han delimitado circuitos seguros, independientes, para los pacientes enfermos de Covid-19, así como los sanitarios que los atienden.
  • Se realizan limpiezas exhaustivas en el turno de mañana, tarde y noche.
  • Se han implementado medidas estrictas de protección individual.

Gracias a todos estos esfuerzos, el Hospital Quirónsalud Barcelona obtuvo el pasado 15 de mayo el Certificado Hospital Seguro, después de superar una exhaustiva auditoría independiente (https://www.quironsalud.es/hospital-barcelona/es/sala-prensa/noticias/hospital-quironsalud-barcelona-recibe-certificacion-applus).

Nuestro compromiso en garantizar la seguridad del paciente y de nuestro equipo es firme y aplicamos los protocolos definidos y normativa vigente, trabajando para recuperar progresivamente la normalidad.

Seguimos atendiendo toda la patología de espalda y columna vertebral en nuestras consultas en la 4ª planta del Hospital QuirónSalud Barcelona.